• Youtube
  • Facebook
  • Webmail
Gaztetxo.comwww.gaztetxo.com
Cartelera

Instrucciones:

a) subir una imagen de tamaña de ancho 340 pixeles. El alto puede ser 455 pixeles o cualquier otro.

b) el título de la sección se indica en el campo RESUMEN

  • Sábado, 22 de junio de 2024 LA SIRENITA El musical de Disney SALESIANOS DONOSTIA Antzokia 17:30
  • Domingo, 23 de junio de 2024 LA SIRENITA El musical de Disney SALESIANOS DONOSTIA Antzokia 17:30
  • Sábado, 29 de junio de 2024 LA SIRENITA El musical de Disney SALESIANOS DONOSTIA Antzokia 17:30
Noticias destacadas

Somos la Asociación Juvenil Centro Juvenil María Auxiliadora.
Estos son nuestros datos:

Centro Juvenil «Maria Auxiliadora» Gaztetxo Elkartea
SALESIANOS DONOSTIA
Lizardi kalea, 12 (Intxaurrondo auzoa)
CP 20015
DONOSTIA/SAN SEBASTIÁN (Gipuzkoa)

Email Ofic. de Comunicación: info@gaztetxo.com
Email Entradas Teatro:
musical@gaztetxo.com

Web desarrollada con DM Corporative.
Todos los derechos reservados.

acc

Inteligencia moral y política vasca (José Ignacio Calleja - EL CORREO)

Conozco a mucha gente cansada de la cuestión vasca, y yo mismo me cuento entre los ya casi hartos. Pero las cosas no son como las deseamos ni se evaporan cuando las ignoramos. Están ahí y se nos imponen con implacable puntualidad. Podemos echarlas por la puerta, pero se nos cuelan por la ventana. Si elegimos ignorarlas, otros agradecerán interesadamente nuestro silencio. Por eso creo que hablar mil veces, y si fuese posible, todos, es siempre la solución más digna en democracia. Elegiré varios aspectos que se repiten por doquier y cuya aclaración nos sacaría de más de un apuro. Que el plan Ibarretxe, en comparación con el actual Estatuto, no tiene nada de pacto -se dice- sino que es imposición de una parte y disgregador. Es un argumento muy serio, pero si se probara lo contrario, y reuniera más voluntades que el anterior en todos y cada uno de los territorios, ya no sería un argumento definitivo. Lógicamente, si se pacta de nuevo, se pacta todo y entre todos, y no sólo lo que cambia. El pacto que se propone por el plan Ibarretxe -se dice también- deja a muchos ciudadanos fuera, desde el momento en que su inspiración general, véase el preámbulo, es nacionalista. Esto es cierto, pero otro tanto ocurre con la Constitución española como referencia sustancial de los pueblos de España. Cuándo es más legítima, y por qué, una identificación nacional frente a otras, no me parece fácil de probar de manera inequívoca. Diremos que algo conviene más a todos, es más razonable, es más acorde con la historia, es más lógico, pero ¿definitivo y absoluto? No hay tal, y bien que lo siento. Abundando en la cuestión anterior, se suele añadir que un Estado no puede improvisarse cada veinticinco años. Ningún Estado del entorno lo hace, por algo será. Cierto. Pero si profundizamos en el porqué, hay muchas razones, pero al final no faltará la que se refiere a que «el Estado es una nación y con esto no se juega». Ésta es la más absoluta de todas, quizá la única absoluta, pero en ella la política se hace religión laica. Si comenzamos en la argumentación política y concluimos en la metafísica, algo ha fallado en el camino. Más seria e interpelante es la advertencia que se refiere a que si ETA no hubiese existido, tampoco el nacionalismo vasco democrático habría hecho esta propuesta. Es difícil imaginar qué habría sucedido en otra historia. Pasa con ETA, con el franquismo y con todos los hechos que nos precedieron. Yo, desde hace muchos años, califico a ETA de terror puro y duro. Pero hay un movimiento civil en cuyo magma ETA subsiste y llega hasta nuestros días. Una parte minoritaria, pero numerosa, de este movimiento civil nunca se ha 'sentido' reconocida en el Estatuto y, con la diversidad de actitudes morales ante los medios de ETA, los fines independentistas han sido una reivindicación irrenunciable para ellos. Si éstos han ido sumando nuevas adhesiones, hasta crear un panorama social como el actual, habrá que considerar cómo un Estatuto, presente o futuro, los implica a todos en una convivencia democrática, dentro de los vascos y con todos los pueblos del Estado. El problema, por tanto, está en de qué hablar, cómo hablar y entre quiénes hablar; pero que hay que pactar algo nuevo entre todos parece muy evidente. La cuestión es, sin más, que eso nuevo tiene que conseguir más adhesiones que lo viejo y que, al referirse a la arquitectura general de la convivencia de una sociedad, debe concretarse en mayorías cualificadas. Si no logra este objetivo, la ley fundamental nace y vive como imposición de unos contra otros. Más de lo mismo, pero más serio. Acordar algo parecido a un nuevo Estatuto -se dice- es dar la razón a ETA y sus cómplices frente a sus víctimas. Yo no lo creo así. El que recurre al asesinato es un asesino, sean cuales sean las ideas que postula y lo que de ellas haga la historia. Y el que, estando en minoría, quiere imponer por la fuerza unas ideas, que cuarenta años después una sociedad reclame, no tenía razón, sino que era un totalitario en política. Que algo sea querido hoy por muchos no significa que quienes mataron para imponerlo se cargan de razón, sino que queda probado que mataron contra el sentido común de su pueblo. Es éste el que elige cuándo y cómo debe intentar algo, civilizadamente siempre, y los adelantados que fuerzan al pueblo siempre son eso, ciudadanos totalitarios que los demás padecemos. Y para concluir. Terminaremos honrando -se dice- a los más conocidos etarras como héroes nacionales. Digo que no. Espero y deseo que no suceda. Pero si sucediese, de algo estoy bien seguro. Muchas veces los pueblos ensalzan a algunos de los suyos como héroes, para no avergonzarse de haberlos temido tanto y consentido durante tanto tiempo su brutalidad. Así que la cuestión de los héroes nacionales tampoco me parece de mucha sustancia moral. Muchas otras divergencias circulan por nuestras conversaciones. ¡Ojalá que la estrategia partidista no agoste nuestra inteligencia moral! José Ignacio Calleja, Profesor de Moral Social Cristiana en Vitoria-Gasteiz EL CORREO, 30 de octubre de 2003
cerrar 

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aqui.