• Youtube
  • Facebook
  • Webmail
Gaztetxo.comwww.gaztetxo.com
Cartelera

Instrucciones:

a) subir una imagen de tamaña de ancho 340 pixeles. El alto puede ser 455 pixeles o cualquier otro.

b) el título de la sección se indica en el campo RESUMEN

  • Miércoles, 22 de mayo de 2024 PETER PAN Jr. The Musical SALESIANOS DONOSTIA Antzokia 15:30
  • Viernes, 24 de mayo de 2024 PETER PAN Jr. The Musical SALESIANOS DONOSTIA Antzokia 15:30
  • Domingo, 26 de mayo de 2024 LA SIRENITA El musical de Disney SALESIANOS DONOSTIA Antzokia 17:30
Noticias destacadas

Somos la Asociación Juvenil Centro Juvenil María Auxiliadora.
Estos son nuestros datos:

Centro Juvenil «Maria Auxiliadora» Gaztetxo Elkartea
SALESIANOS DONOSTIA
Lizardi kalea, 12 (Intxaurrondo auzoa)
CP 20015
DONOSTIA/SAN SEBASTIÁN (Gipuzkoa)

Email Ofic. de Comunicación: info@gaztetxo.com
Email Entradas Teatro:
musical@gaztetxo.com

Web desarrollada con DM Corporative.
Todos los derechos reservados.

acc

El ganador del «50x15» inglés, su mujer y su cómplice, condenados por fraude (ABC)

LONDRES. Sí, hubo trampa. Así lo decidió ayer un jurado en Londres cuando declaró culpables a Charles Ingram, su esposa Diana y al profesor universitario Tecwen Whittock de haberse valido de métodos ilegales para llevarse un millón de libras (alrededor de un millón y medio de euros) del programa «¿Quién quiere ser millonario?», uno de los más populares de la televisión británica. Conocida la condena, el juez condenó a 18 de meses de cárcel a Ingram y su mujer y a diez a su cómplice Whittock. Los implicados no entrarán en la cárcel, pero se encuentran en periodo de prueba durante dos años. Además de ello, habrán de pagar 15.000 libras de multa y abonar 10.000 libras por las costas judiciales. La historia es la de unos estornudos. Según se dio ayer por probado, Ingram, de 39 años, habría recibido indicaciones sobre las respuestas correctas mediante las toses fingidas por Tecwen Whittock, de 53 años, un maniático de los concursos televisivos que se encontraba entre el público. Engaño seguro Según la fiscalía, al menos 19 toses del señor Whittock indicaron al concursante cuál era la respuesta correcta. Aún no se ha descubierto la clave utilizada, pero la acusación está segura del engaño. Según parece, Ingram y su mujer, de 39 años. habían ideado en principio un sistema algo más sofisticado: utilizar como señal la llamada por vibraciones de un teléfono móvil. La idea sería mantener un teléfono abierto, de tal manera que una persona situada fuera del estudio pudiera encontrar la respuesta correcta y reenviar la clave tantas veces como el lugar que ocupara la respuesta correcta. La alternativa fueron las toses. Whittock, que estaba sentado entre la audiencia y que como Diana ya había participado en el concurso (entre los dos habían ganado casi 83.000 libras), estuvo tosiendo durante todo el programa, con más frecuencia al final de la intervención de Ingram. La fiscalía afirmó que sus toses poseían un patrón y estaban destinadas a sugerir la respuesta correcta. Whittock adujo, sin embargo, que padece alergia al polvo, pero los jurados no parecieron muy convencidos de que esa fuera la causa de sus toses. El juez, Geoffrey Rivlin, dijo que los acusados habían sido abochornados de la manera más pública y sus carreras arruinadas (Ingram es mayor del Ejército) y acusó al trío de haber «perpetrado un truco cutre y escolar». El jurado estuvo 14 horas deliberando y finalmente en la sentencia concluyó que era un participantes «singular» porque cambiaba «constantemente de opinión» y respondía de forma «extraordinariamente errática», lo que confirmaba las sospechas La vanidad, y no la avaricia, rompió el saco Ingram nunca llegó a recibir el premio porque después del programa surgieron las primeras dudas sobre los auténticos conocimientos del concursante, sobre todo por la forma en que éste contestó la pregunta «¿Qué ciudad rediseñó el urbanista barón Haussman?». El mayor optó por Berlín, pero entonces se escuchó que alguien tosía, por lo que el concursante cambió de parecer y eligió París como respuesta. Sin embargo, el presentador del concurso,Chris Tarrant, explicó en el juicio que no había notado nada raro respecto a Ingram. El juez ha asegurado que los tres acusados han sido «avergonzados de la forma más notoria y su reputación ha sido arruinada», aunque estima que no hicieran trampas por avaricia, sino «por la ambición de tener éxito en un gran programa de televisión». José Manuel Costa ABC, 8 de abril de 2003
cerrar 

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aqui.